Saltar al contenido

Los trips, la plaga de los virus

Si pensamos en las plagas que pueden acudir a nuestras plantas seguramente nos vengan a la cabeza insectos como las orugas, las arañas, los gusanos o los chinches.

Sin embargo, hay otros menos conocidos que, junto al pulgón, son los insectos que forman plagas en más tipos de plantas.

Los trips se adecúan a casi cualquier planta y, además, consiguen acabar con ella de una forma u otra. Todo lo saben aprovechar. Si quieres saberlo todo sobre la plaga de trips, este es tu artículo.

Aquí encontrarás toda la información que necesitas sobre los trips, las plantas en las que se encuentran y cómo eliminarlas o ahuyentarlas.

plaga de trips
Los trips son unos insectos pequeños que pueden causar numerosos daños a muchas plantas de cultivo. Pueden deformar las hojas y el fruto de las plantas que atacan.

Un insecto desconocido

Es cierto que los trips son conocidos normalmente por las personas que tienen o han tenido cultivos en casa o se dedican a la agricultura, ya que son insectos que viven alrededor de las superficies cultivadas. Los huertos y jardines de frutas, hortalizas y otras plantas son el perfecto hábitat para ellos.

Los insectos conocidos como trips pueden pertenecer a dos especies distintas, el thrips tabaci y la frankliniella occidentalis. Son pequeños insectos que tienen una forma alargada y aplanada de no más de 1,5 milímetros de longitud.

Sin embargo, los trips representan una de las plagas más temidas por horticultores, agricultores y aficionados al cultivo. Viven en diversas temperaturas, pero principalmente ambientes templados entre 15 y 20 grados centígrados.

Como cualquier plaga, tiene una capacidad de reproducción rápida y fácil. En este caso, la hembra es capaz de poner unos 40 huevos durante su vida (entre 50 y 70 días).

¿Cómo detectar los trips?

Los trips toman su alimento succionando el contenido de las hojas de diferentes plantas, provocando la aparición de cicatrices así como la deformación de algunas partes de la planta.

Por eso, para detectar los trips, la forma más fácil es comprobando los diferentes daños que ha causado visiblemente sobre nuestro cultivo. Puedes observar pequeños puntos amarillentos sobre las hojas, así como blancos o de color plata. También sus excrementos dejan un color negro sobre la superficie de la hoja.

Los daños que causan

Además de que afean la planta, el daño que provocan los trips va mucho más allá. Pueden, por ejemplo, afectar al proceso de polinización, porque algunas especies de trips toman su alimento del polen de las flores en lugar de la savia de la planta.

Esto se traduce en una disminución del cuajado de frutos y por tanto, obtendremos una menor cosecha de nuestra planta de cultivo.

Por otro lado, los trips son unos estupendos transmisores de virus y de otras enfermedades. Por ejemplo, el virus del mosaico del tabaco, también conocido como TMV, se produce cuando los trips se alimentan del polen de una planta no sana y después entran en contacto con otra.

Los síntomas de este virus son deformaciones en las hojas, un color amarillento o incluso la necrosis tanto de la hoja como del fruto. Otros tipos de trips también transmiten el virus conocido como ‘bronceado del tomate’.

Este virus se detecta en las plantas cuando aparecen en sus hojas manchas amarillentas, y no solo eso. Los frutos se deforman creciendo en forma de anillos e incluso pueden ocasionar que la planta se quede enana para siempre, impidiendo su correcto crecimiento.

¿A qué plantas afectan?

Los trips son unos insectos que forman plagas alrededor de numerosas plantas. No solo las de cultivo como hortalizas o frutas, sino también de otro tipo.

Por ejemplo, las azaleas, la piracanta o el rododendro son algunas de las que sufren sus consecuencias. Por otro lado, las más habituales son la berenjena, el pepino, el pimiento, las judías o el calabacín.

En cuanto a la fruta, no se escapan de los trips las sandías, los melones o los nectarinos.

Cultivo de sandía
Los trips afectan al cultivo de la sandía, el melón o el nectarino entre otros frutales, además de numerosas hortalizas.

¿Cómo prevenir o evitar los trips?

Ahora que ya sabes algunos de los daños que estos pequeños insectos pueden causar, seguramente estés pensando en evitar a toda costa su aparición en tu cultivo, si es que no has recibido ya esa visita indeseada.

Bien, no te preocupes, porque es posible ahuyentarlos o al menos, evitar su aparición con algunas medidas de prevención. Toma nota.

  • Tus ojos tienen un papel importante. Así de simple. Trata de echar un vistazo de vez en cuando a tus plantas más detenidamente de lo normal, para comprobar si están bien de salud, si tienen un buen aspecto y sobre todo, si ha aparecido algún síntoma de enfermedad o de plaga. Esto te ayudará a actuar con rapidez en caso necesario.
  • Esta recomendación es una constante para evitar todo tipo de plagas, no solo los trips, debido a que es lo más importante a la hora de cultivar cualquier tipo de hortaliza, árbol frutal o demás cultivos habituales. Es tan simple como mantener un cuidado adecuado. ¿Y qué quiere decir que sea adecuado? Ni excesivo ni deficiente. Procura siempre que el estado sea el ideal, que tengan la fertilización correcta (nunca excesiva, pues podría debilitar a la planta y facilitar la incursión de plagas) y el riego necesario (ni más ni menos). Recuerda que los trips siempre van a causar más daño en las plantas más desnutridas o pobres.
  • La anterior recomendación también incluye la eliminación de la maleza que pueda surgir alrededor de la planta o de la parcela donde se encuentre. Generalmente, una manera ya no de eliminar, sino de evitar la aparición de maleza (las conocidas ‘malas hierbas’) es el riego correcto de la planta. El riego por goteo ayudará, mientras que el riego a manta u otros métodos de riego excesivo, hará el efecto contrario, es decir, facilitará con toda seguridad su aparición. Ten en cuenta que la maleza puede hospedar a los trips y que estos desde allí se trasladen a las plantas de cultivo.
  • A la hora de ahuyentarlos, los colores reflectantes y brillantes son un buen método. Puedes utilizar acolchado plástico de color plateado, por ejemplo.

¿Y si ya los tengo? Cómo eliminar trips

Si estos insectos ya se encuentran merodeando por tus plantas y provocando daños, no te preocupes. Existen algunas medidas para acabar con los trips. Estas son algunas de ellas:

Aceite de nim
El aceite de neem o aceite de nim es un buen método para acabar con las plagas de trips. Eso sí, acabará con el resto de insectos (también los beneficiosos) que se encuentren en la planta.
  • Una manera de acabar con ellos es utilizando trampas. Por ejemplo, puedes utilizar trampas pegajosas de para eliminar los trips. El color amarillo los atrae, así que si utilizas trampas de este color con toda seguridad se quedarán pegados. Esta medida vale tanto para invernaderos (tiene incluso más efectividad aquí) como en cultivos al aire libre. En este último caso, puedes colocar estas trampas en palos de madera a medio metro del suelo.
  • La manera más tradicional es, sin duda, utilizar un producto que acabe con ellos. Ya sabes que siempre será más eficaz si lo hacemos en cuanto aparezcan los primeros trips. Puedes emplear un insecticida polivalente de venta en cualquier tienda de fitosanitarios o viveros. Este tipo de insecticidas se utilizan para cualquier plaga. Si te decantas por esta opción, te recomendameos que incluyas un poco de azúcar en el frasco antes de pulverizarlo sobre las plantas. El efecto de este producto es la muerte inmediata del animal, pero solo si este ha comido o chupado alguna parte de la planta que lo contenga. Por eso el azúcar es un buen compañero, ya que su dulzor llamará su atención y hará que mueran envenenados. Recuerda pulverizar la zona afectada a unos 30 centímetros de distancia. También puedes utilizar algún insecticida específico para trips, de venta en tiendas de jardinería especializadas.
  • El jabón potásico también ha demostrado eficacia contra estos pequeños insectos, ya que su pulverización directa sobre ellos provoca que su exoesqueleto se ablande, y a consecuencia, acaben muriendo.
  • También existen algunos remedios naturales, como el aceite de neem o nim, o el aceite de parafina. En este caso deberás tener cuidado y utilizarlo solo en zonas de plaga, ya que estos dos remedios acaban tanto con las plagas como con el resto de insectos (muchos de ellos, beneficiosos para las plantas).
0/5 (0 Reviews)