Saltar al contenido

¿Plagas en tu tomatera? Aprende a combatirlas

Si alguna vez te has planteado la idea de cultivar tus propias frutas y verduras, tener un huerto ecológico o plantar alguna hortaliza en una maceta de tu terraza o balcón, seguro que lo que te han recomendado en la tienda de semillas es que empieces con una tomatera.

Esto se debe a que son plantas de cuidado fácil que suelen adaptarse fácilmente a cualquier tierra donde sean plantadas y que soportan bien los climas áridos o poco húmedos.

Sin embargo, el cultivo personal sin productos químicos, aunque mucho más natural, puede propiciar la aparición de plagas.

Te contamos cómo hacer frente a las plagas en tomateras.

Tomates en caja
El cultivo de tomateras es muy sencillo, pero conlleva la aparición de numerosas plagas a las que hay que saber hacer frente.

 

La hortaliza más común

La tomatera es una hortaliza de fruto que pertenece a la familia botánica de las solanáceas. Su nombre científico es solanum lycopersicum y es originaria de Ámerica del Sur, y se cultiva por la fruta que se obtiene, el tomate, ya que se consume en todo el mundo en sus diferentes formas, ya sea natural, triturado, frito, o como ingrediente de una deliciosa salsa.

La planta cuenta con un tallo erguido que puede llegar a medir más de 2 metros de alto. Su llegada a Europa pudo venir de la mano del conquistador español Hernán Cortés, quien habría introducido la fruta directamente desde Tenochtitlán (la actual Ciudad de México).

Como curiosidad, el tomate es el producto hortícola de mayor importancia en el mundo, cuya producción supera los 90 millones de toneladas a nivel mundial.

Su fruto es grueso y carnoso y existen numerosísimas variedades de tomates (pera, cherry, raff…) que se cultivan durante todo el año en países como España, debido al clima y al uso extendido de invernaderos.

Los tomates son, además, un producto indispensable en la dieta diaria debido a su alto valor nutritivo, ya que la fruta es rica en sales minerales y vitaminas.

Las plagas del tomate

El cultivo del tomate es sencillo y poco costoso, pero es cierto que la tomatera es una planta muy dada a albergar numerosas y diferentes plagas. Los insectos son llamados por el olor de la planta y su fruto y pueden llegar a dejarte sin cosecha.

Sus plagas son similares en los diferentes lugares del mundo donde se cultivan, y en algunas ocasiones han supuesto pérdidas importantísimas  a los agricultores que los cultivan en agricultura extensiva.

De hecho, en los últimos años, la ingeniería genética está centrada en conseguir especies de tomate más resistentes a las plagas.

Aunque hay muchos tipos, hemos seleccionado los diferentes tipos de plagas más comunes en los tomates para que conozcas un poco más sobre ellas y cómo eliminarlas.

pulgón
El pulgón es una de las plagas más comunes de las tomateras.

Pulgón

El más conocido es el pulgón, muy peligroso para la planta porque se alimenta de su savia y la deja indefensa y sin vida. Además, se propaga muy rápidamente.

La mejor manera de hacerle frente es con una infusión de ajo. Puedes pulverizarla a modo de spray. En cuanto a las plantas, la caléndula lo atrae, por lo que si la plantas en una zona un poco alejada del huerto preferirán irse a ella antes que al tomate.

El efecto contrario realizan la albahaca y el ajenjo, plantas que repelen al pulgón.

Araña roja

La araña roja aparece ante la escasez de humedad, y adora las altas temperaturas, por lo que es un enemigo casi seguro en los largos periodos de sequía veraniega.

La albahaca también repele a este insecto, así como el ajo, el jabón de potasa o la tierra blanca o tierra de diatomeas, un fósil blanco que se utiliza como fertilizante.

Mosca blanca

La mosca blanca es otra de las plagas comunes del tomate y que hace enfermar la planta. Su depredador natural es la avispa encarsia formosa.

El preparado de copete es uno de los remedios naturales más habituales.

Trips

Los trips son, quizás, menos conocidos, pero también hacen mucho daño al tomate transmitiendoles virus. Son insectos alargados que miden alrededor de 2 milímetros y presentan un color marrón.

Dañan a la planta succionando su material. Sin embargo, tienen una conocida debilidad, y es que les atrae mucho el color azul, por lo que existen algunas trampas adhesivas de este color, así como trampas caseras realizadas con botellas del mismo color.

Orugas de mariposa

Las orugas de mariposa se alimentan directamente de ella, por lo que el daño que causan es bastante grande. Su principal enemigo es el jengibre, por lo que puedes utilizar té de jengibre contra ellas.

Pollila del tomate

Por último, la polilla del tomate. Tanto los adultos como las larvas penetran en las hojas para alimentarse de ellas. Recuerda también que su depredador natural es cualquier tipo de ave.

El aceite de nim también es eficaz contra ella.

jengibre
La infusión o té de jengibre es un buen aliado contra las orugas de mariposa.

Estos son algunos de los remedios naturales más eficaces para hacer frente a las plagas del tomate, pero también existen plaguicidas químicos que se encuentran a disposición de jardineros y agricultores certificados en diferentes establecimientos como ferreterías, tiendas de productos agrícolas y tiendas de fitosanitarios.

Sin embargo, has de tener en cuenta que su uso está restringido en numerosos países por su toxicidad y que su uso indiscriminado está acabando con especies de insectos tan beneficiosos como la abeja, responsable de la polinización de las flores.

Cómo prevenir las plagas

Si aún no las tienes, has de saber que, con toda probabilidad, las plagas aparecerán antes o después. Por eso es muy importante que trabajes en su prevención, ya que la mejor defensa siempre es un buen ataque. Atiende a estos consejos para prevenir la aparición de plagas que fastidien tus cultivos de tomateras.

  • ¿Qué otro fruto te apetece plantar? Las plantaciones con varios tipos de cultivos son menos propensas a la aparición de plagas. Cientos de hileras solo de tomates es una apuesta segura en el juego de estos insectos. Intenta ir intercalando cultivos o hacerlos en pequeñas partes de la superficie total para despistar a los bichos.
riego con manguera
El tipo de riego que empleamos también condiciona la aparición de plagas. Lo ideal es prevenirlas con el riego por goteo.
  • Utilizar fertilizantes químicos para la tierra no es una buena idea, ya que a la larga acabarás empobreciendo el suelo que da de comer a tus tomateras. Utiliza los ecológicos (hummus de lombriz, por ejemplo), o si la tierra es suficientemente buena, no será necesario que utilices ninguno.
  • La rotación de cultivos también es una excelente idea para evitar las plagas. Una vez que las plantas mueran, cultiva las nuevas donde la pasada temporada había otro tipo de cultivo, y tráete ese a donde habías plantado las tomateras.
  • El sistema de riego es muy importante. Si encharchas el agua al regar con mangera, tendrás más probabilidades de llamar a filas a los insectos. Mejor utiliza el sistema de riego por goteo, que dosifica el agua y además, ahorra este bien tan preciado.

En caso de que las plagas persistan o tengas gran cantidad de plantas, será mejor que contrates los servicios de un experto. Sin embargo, en la agricultura casera es muy fácil evitar la llegada de plagas si introduces algunos cambios en tu sistema de cultivo.

5/5 (2 Reviews)