Saltar al contenido

Cuidado con la madera: cómo eliminar termitas

Las relacionamos directamente con la madera, aunque bien pueden aparecer en otras superficies. Las termitas son insectos que viven en colonias y que pueden formar grandísimas plagas en nuestras viviendas.

Aquí aprenderás todo lo que necesitas saber sobre las termitas: qué son, de qué se alimentan, por qué pueden formar plagas y cómo deshacerte de ellas.

Termitas en suelo
Las termitas son insectos isópteros que se alimentan de la madera. Viven en el suelo pero pueden atravesar construcciones en busca de su alimento.

Necesarias pero molestas

Las termitas son unos pequeños insectos que pertenecen a la familia de los isópteros. Este nombre significa ‘alas iguales’, es decir, su principal característica es que tienen dos enormes alas del mismo tamaño.

Son muy parecidas a las hormigas, aunque no están relacionadas evolutivamente con ellas. Son insectos muy necesarios para el medio ambiente, ya que convierten los restos de plantas muertas y basura natural en hummus, por lo que realizan una gran labor para el suelo.

Sin embargo, al ser un insecto muy social, forman grandísimas colonias que viven en sus nidos, llamados termiteros.

Las termitas también se alimentan de la madera, pues esta es un tronco muerto, y es precisamente esto, unido a su facilísima habilidad para aumentar el número de ejemplares, lo que hacen que las consideremos plagas perjudiciales para nuestros hogares, especialmente aquellos cuyas estructuras estén realizadas sobre madera.

Hay más de 3.000 especies de termitas y, si bien prefieren los climas tropicales o subtropicales, muchas de ellas viven en climas templados.

Tipos de termitas

Las termitas suelen anidar en el suelo, ya que ahí encuentran el clima que más les gusta: humedad y temperaturas cálidas.

En el interior de la tierra crean sus galerías. Su grandiosa organización, muy similar a la de las hormigas, hace que diferenciemos tres clases: las reproductoras, las obreras y las soldados.

A pesar de que todas estas características son comunes a todos los tipos de termitas, podemos decir que en Europa existen principalmente tres variedades:

  • Termitas subterráneas: son, quizás, las menos comunes. Construyen sus nidos en la tierra y cavan pequeños caminos hacia las zonas con madera para alimentarse de ellas.
  • Termitas de madera húmeda: son las que más se encuentran en el medio natural, ya que se alimentan de árboles en descomposición o, en general, madera podrida. Por ejemplo, cepas de árbol, troncos que mueren o trozos de madera que han quedado enterrados.
  • Termitas de madera seca: son las más habituales en edificios, ya que devoran la madera seca, ya sea de muebles, estructuras, cuadros, etcétera. Lo peor de estas termitas es que suelen empezar a alimentarse desde dentro, por lo que cuando nos vayamos a dar cuenta de su presencia, probablemente el interior del mueble u objeto que haya sido pasto de ellas ya esté hueco por dentro. Por eso, la mejor manera de saber de su existencia es comprobando los excrementos que dejan a su paso.
Tipos de termitas
Existen miles de variedades diferentes de termitas, aunque principalmente las que habitan en Europa son las termitas de madera seca, las termitas de madera húmeda y las termitas subterráneas.

Daños causados por las termitas

A pesar de que la labor de las termitas es muy necesaria en el medio natural, a veces pueden crearse colonias en el interior de nuestras viviendas o jardines, lo cual puede provocar daños indirectos a los seres humanos.

Estos son algunos de los perjuicios que causan estos insectos:

  • Como hemos dicho, el alimento principal de la termita es la celulosa, por lo que atacan todo tipo de maderas. Para llegar hasta la madera tienen habilidades suficiente para atravesar yeso, plástico y en algunas ocasiones de plagas muy abundantes, incluso hormigón.
  • En el caso de que las termitas penetren en estructuras antiguas o más débiles, cabe la posibilidad de que una fuerte plaga acabe vaciando el interior de las vigas y techos provocando el desplome completo del inmueble.
  • Por otra parte, el verdadero alimento de la termita es la celulosa, por lo que no solo ataca la madera sino también el cartón y el papel. Aunque sienten preferencia por la madera, una plaga abundante podría buscar otras fuentes de alimento, por lo que no es difícil que se propaguen por otras zonas de la casa donde no haya madera.

Cómo eliminar termitas

Las termitas son una plaga de difícil eliminación. Esto se debe a que son resistentes a la mayoría de productos que podemos encontrar en el mercado.

Por eso, es muy importante que prevengamos su aparición manteniendo la madera en buen estado y echando de casa y del jardín los restos de madera podrida o muerta para evitar hacer el efecto llamada.

En caso de que aparezcan, lo más eficaz y seguro es llamar a un especialista en control de plagas, ya que su capacidad de reproducción es bastante rápida y si intentamos otros métodos podríamos permitir que su colonia siguiera creciendo y empeorar el problema.

Sin embargo, si la plaga aún no es muy grande, podemos utilizar otros métodos menos invasivos y tóxicos. Aquí te dejamos los más importantes que se utilizan contra las plagas de termitas:

Aloe vera
Uno de los productos naturales que repelen a las termitas es el aloe vera. La presencia de esta planta evita la aparición de esta molesta plaga.
  1. El tratamiento convencional es el uso de biocidas que eliminan las termitas además de evitar que sigan apareciendo otras nuevas. Es lo que conocemos como fumigación, y es el más utilizado por los expertos en exterminación de plagas.
  2. Las estaciones de cebos también se utilizan para matar a las termitas.
  3. Por otra parte, el uso de aire caliente en la totalidad de la estructura infestada también elimina tanto termitas como huevos. Es un método menos convencional pero muy eficaz y, desde luego, menos agresivo que los productos tóxicos que contienen los biocidas. Sin embargo, existe el riesgo de que cause daños a las estructuras de madera.
  4. En cuanto a otros remedios más caseros, suele funcionar el borato de sodio mezclado con agua y pulverizado sobre las partes más afectadas. Igual sucede con la mezcla de vinagre blanco y aceite de oliva, así como los aceites esenciales o el aloe vera. Estos últimos son más eficaces como repelentes que como exterminadores.
0/5 (0 Reviews)