Saltar al contenido

Las plagas del pimiento: cuáles son y cómo combatirlas

Es una de las plantas de cultivo más agradecidas que podemos tener en nuestro huerto. Los pimientos, al igual que sucede con los pepinos, son unas plantas que tienen un cultivo muy sencillo ya que precisan pocos cuidados y además suelen ofrecer una abundante producción.

Por todo ello, es perfecto para agricultores y horticultores primerizos que desean ver su trabajo recompensando. Sin embargo, los pimientos no se libran de las molestas plagas de insectos que pueden afectar a su salud y minar la producción.

Aquí te enseñaremos cuáles son y cómo hacerles frente.

Pimientos verdes
El cultivo del pimiento es uno de los más agradecidos en horticultura, ya que además de requerir cuidados muy sencillos y escasos, ofrece una gran producción a partir de una sola planta.

El origen del pimiento

Como sabrás, el pimiento es un fruto de origen americano que fue importado a Europa tras el descubrimiento de América.

Se cree que es originaria de México, Bolivia o Perú, y que tras su entrada en el continente europeo a través de España, continuó su expansión por otros países como Italia y Francia.

Pertenece a la familia de las solanáceas y más concretamente al género capsicum. Esta familia está compuesta por otras plantas herbáceas conocidas como la mandrágora o la belladona.

Tiene muchísimas variedades muy conocidas y utilizadas en cocina, como el pimiento morrón, el pimiento del piquillo, pimiento dulce, pimiento picante y el pimiento de Padrón, entre otras muchas.

Es utilizado como ingrediente muy recurrido en ensaladas, cremas y platos en la gastronomía de todo el mundo debido a su sabor y a sus propiedades nutricionales, pues posee un alto contenido de vitamina C, vitamina A y potasio.

En la actualidad, el mayor productor mundial de pimiento es China, donde se producen anualmente más de 17 millones de toneladas en fresco y unas 300.000 toneladas en seco.

El cultivo del pimiento

Para evitar la aparición de plagas, debemos tomarnos en serio la idea trabajar en la prevención de estas.

La mejor manera de hacerlo es poniendo especial cuidado en las distintas fases de cultivo de nuestro pimiento para conseguir una planta sana.

Nunca está de mas recordar que una planta enferma o débil es una perfecta puerta de entrada para infecciones e insectos perjudiciales que pueden dañar e incluso acabar con la vida de la planta.

A continuación te dejamos unos consejos para realizar un cuidado óptimo de nuestra planta de pimientos:

  1. La temperatura ideal de cultivo de los pimientos es unos 20º centígrados de media. Esto también quiere decir que requieren una gran cantidad de luz, especialmente durante el periodo de crecimiento, es decir, una vez concluida la germinación.
  2. El suelo no requiere grandes cualidades para el cultivo del pimiento, pero lo ideal es que tenga un poco de humedad a la par que un buen drenaje.
  3. Aunque el cultivo de varias plantas de pimientos a la vez suele resultar beneficioso, debemos tener en cuenta dejar una separación mínima de 0,5 metros entre plantas de la misma línea y 1 metro entre líneas si no queremos aglomerar demasiadas ramas y hojas en un mismo sitio. Recuerda que las plantas son competidoras entre sí por la luz y el agua, por lo que juntarlas demasiado puede provocar un efecto nocivo en su crecimiento y correcto desarrollo.
  4. El riego es similar al de otras plantas y hortalizas como el tomate o el calabacín. El ideal siempre es el riego por goteo, ya que aseguramos que tenga suficiente agua y no sufra deshidratación a la par que evitamos el encharcamiento o ahogamiento de la planta.
  5. Por otra parte, también debemos tener en cuenta la poda en la planta del pimiento. Generalmente debemos eliminar las ramas secundarias para intentar concentrar la producción de pimientos en dos o tres ramas.
  6. Ni en este ni en ningún otro cultivo es recomendable dejar campar a sus anchas a las malas hierbas. Además del efecto visual negativo, sus raíces también compen por el agua con la planta que sí queremos tener, en este caso el pimiento, además de que son un perfecto refugio para especies nocivas de insectos que pueden formar plagas alrededor de la planta. Lo mejor es eliminarlas de raíz cuanto antes.
Pimientos
El pimiento se importó a Europa tras el descubrimiento de América, y en la actualidad se producen millones de toneladas anuales ya que es un producto muy utilizado en gastronomía por su sabor y también por sus propiedades nutricionales: vitamina C, vitamina A y potasio, entre otras.

Plagas del pimiento

En numerosas ocasiones es difícil prevenir la aparición de plagas. A pesar de mimar mucho a nuestras plantas, podemos encontrarnos en una situación de sequía o de temperaturas extremas que debiliten las plantas y las hagan más vulnerables ante plagas de insectos perjudiciales. Por eso, es importante conocer qué tipo de insectos se sienten atraídos por los pimientos para controlarlas en los primeros ciclos. Estas son las más importantes:

  • El ácaro de la araña roja daña a todas las hortalizas, y el pimiento no iba a ser menos. La mejor manera de identificar la presencia de este pequeño insecto de color pardo es en las hojas, ya que suelen dejar a su paso pequeños puntitos amarillos. Incluso en estados más avanzados, la plaga puede llegar a construir pequeños caminos de este color que le sirven de pasadizos para alimentarse con libertad de las hojas.
  • La compañera de la araña roja en la mayoría de hortalizas también está presente aquí, en los pimientos. Se trata de la araña blanca, otro insecto perjudicial que se alimenta además de los tallos jóvenes y las flores.
  • Las orugas también pueden dañar a los pimientos, especialmente a las hojas. Este insecto, debido a su tamaño, puede llegar a devorar una planta pequeña en una sola noche, debido a que no encontrará nada que se lo impida, pues suelen actuar una vez que ha caído el sol. Una manera de saber de su presencia, además de los daños en las hojas, es porque suelen dejar sus excrementos sobre estas.
  • El pulgón es un habitual en la mayoría de cultivos, y por supuesto, también lo es en el del pimiento.
  • La mosca blanca puede causar daños muy graves en la planta de pimientos y, de hecho, es una de las más temidas en este tipo de cultivo. Para poder identificar la plaga, solo tienes que zarandear levemente las ramas para ver las moscas volar.
  • Los trips son unos pequeños insectos que causan daños especialmente en las hojas y las flores. Su control es más sencillo que el de otras plagas aunque es preferible poner remedio a tiempo.
  • Los caracoles y las babosas también se alimentan de las hojas. Para saber de su presencia, podrás observar el rastro plateado y húmedo que dejan a su paso.

Cómo eliminar las plagas del pimiento

A la hora de eliminar las posibles plagas que pueden aparecer en tus plantas de pimientos, debemos tener en cuenta tanto los métodos tradicionales como los remedios caseros.

Los primeros pasan sobre todo por pesticidas e insecticidas, pero siempre has de tener en cuenta si utilizas este tipo de soluciones que puedes provocar que los insectos creen resistencia a ellos, además del peligro medioambiental que conlleva debido a la posibilidad de eliminar depredadores naturales de las plagas u otros insectos beneficiosos.

Por eso, aquí te dejamos algunos métodos alternativos para eliminar las plagas de manera natural o con remedios caseros:

Caracoles
Una de las plagas que pueden ocasionar daños en las hojas a las plantas del pimiento son las babosas y los caracoles. Si creemos que su presencia es un hecho a pesar de no haber visto ningún ejemplar, podemos buscar el rastro plateado y húmeda que dejan a su paso.
  • El purín de ortiga o el purín de azufre suelen ser efectivos contra la araña roja y la araña blanca.
  • En cuanto al control de la oruga, resulta eficaz la aplicación de tratamientos con bacillus thuriengensis, pues este es uno de sus depredadores naturales.
  • Los aceites también suelen ser eficaces contra algunos tipos de plagas. Por ejemplo, el aceite de parafina funciona contra los trips. A este mismo insecto se le puede controlar con trampas cromáticas azules.
  • El aceite de nim o neem también resulta útil contra este insecto.
  • Las infusiones de ajo y cebolla son muy eficaces contra las plagas de los trips y los pulgones, y además no afectan a la planta ni al resto de especies.
  • Las trampas pegajosas son una opción para evitar que los insectos suban a través del tronco a las ramas y dañen las hojas. Por eso, lo más eficaz es colocarlas alrededor del tronco en la parte inmediatamente superior al suelo.
  • Por último, un insecticida o spray casero que puedes fabricar y que es útil contra muchas plagas es el agua jabonosa. Tan sencillo como mezclar agua y jabón y pulverizar las hojas y ramas afectadas para acabar con los insectos.
0/5 (0 Reviews)