Saltar al contenido

Las langostas, una plaga devastadora

Son cercanas a los saltamontes, y de hecho, tienen una forma física muy parecida. La langosta de tierra es un insecto ortóptero con largas patas traseras para saltar y dos pares de alas que, sin embargo, no todas las especies de langosta utiliza para volar.

Lo que más las caracteriza es su carácter nomada, ya que pasan la mayoría del tiempo migrando de un sitio a otro y llevando con ellas sus colonias, dado la gran facilidad de reproducirse rápidamente llegando a formar las temidas plagas. En este artículo conocerás más sobre este insecto, qué causas marcan su formación de plagas y qué hacer para combatirlas.

Langosta en ciudad
La langosta es un insecto que puede provocar daños devastadores cuando va en enjambre.

 

La plaga más famosa de la historia

Así es, si su nombre te suena es precisamente porque es una de las siete plagas de la Biblia. En ella, encontramos el registro más antiguo que se posee sobre una plaga de langostas. Concretamente, la octava plaga de Egipto, que fue advertida por Moisés al faraón. Por desgracia, la existencia de esta plaga no se limita a la Biblia, sino que sigue causando estragos hoy en día.

El principal problema es que provocan grandes daños en la agricultura, ya que destruyen cosechas enteras en muchas partes del mundo, especialmente en algunas regiones de África cuya supervivencia dependen en gran medida de sus tierras de cultivo. Aunque es originaria de ese continente, actualmente se encuentra en más de 60 países.

Su peligrosidad es tal por su gran capacidad para reproducirse, ya que se calcula que su especie podría cubrir un quinto del total de la superficie terrestre. De hecho, en un solo kilómetro cuadrado podemos encontrar hasta 80 millones de ejemplares. Las langostas se alimentan de plantas, y además, comen el equivalente a su peso cada día.

Causas de las plagas de langostas

Según los últimos descubrimientos de la universidad de Oxford, a pesar de que las langostas solitarias son insectos absolutamente inofensivos e incluso se podrían catalogar como ‘antisociales’, cuando están en enjambres las cosas cambian radicalmente.

Los investigadores aseguran que cuando forman una plaga entera, aumenta la segregación de serotonina, un neurotransmisor conocido como ‘la hormona del bienestar’. De hecho, se considera que pasan de su fase solitaria (que aprovechan para reproducirse y proveerse de alimento, en épocas de lluvias) a su fase gregaria, cuando llega la etapa de sequía y no hay mucho alimento, por lo que se transforman físicamente aumentando de tamaño y cambiando su color y forma para trasladarse a otros sitios de una manera mucho más activa.

¿Dónde hay plagas de langostas?

Lo cierto es que su altísima velocidad de movimiento le permite llegar a cualquier parte sin problema. Son unas migrantes natas que pueden recorrer 90 kilómetros en unas 5 ó 6 horas. Por eso, aunque son más propias de zonas de África y Asia Oriental, ha habido casos de plagas de langostas en muchísimas zonas del mundo.

Una langosta reposa en una hoja
Las langostas se alimentan de plantas, por lo que es probable que en su época gregaria aparezcan en tu jardín.
  • En España, por ejemplo, ha habido plagas de langostas en el Valle de Alcudia (Ciudad Real), en Badajoz e incluso en Zaragoza. Generalmente, zonas que suelen pasar largos periodos de sequía donde las langostas no pueden recoger el alimento sin desplazarse en copiosos enjambres.
  • Por otra parte, ha habido casos muy graves de plagas de langostas en Argentina, donde incluso el programa llegó a dejar a los animales de granja sin pastos de lo que alimentarse, lo que ha provocado diversas hambrunas.
  • Asímismo, en otras partes del mundo como México o Rusia, donde en una sola batida llegaron a dañar más de 110.000 hectáreas de terrenos agrícolas.

Cómo combatir las plagas de langostas

  • En el caso de que solo tengamos unas pocas, lo mejor es eliminarlas cuanto antes para evitar que pongan huevos. Para este fin, existen insecticidas específicos como el Polaris, un insecticida de cebo granulado que sirve asimismo para acabar con otros animales o insectos de tierra.
  • Si quieres algo más natural, puedes fabricar repelente a base de infusión de ajo que suelen tener buenos resultados con plagas pequeñas. Si las has visto merodear por algunas plantas de tu jardín o terraza, aplica el producto sobre ellas y las zonas más próximas. Este método funciona más bien como un repelente, ya que aunque las mantiene a raya no las mata. También puedes hacerlo con cebolla o chile bien molido. En cualquier caso, cuece el alimento y utiliza el agua sobrante para pulverizar.
  • Por otra parte, si no tienes demasiadas y tienes espacio para tener otros animales, recuerda que los depredadores naturales de las langostas son las gallinas y los patos. Puedes dejar que hagan el trabajo por ti.

Recuerda que si la plaga empieza a tomar medidas más grandes, lo mejor es avisar a las autoridades, ya que son muy difíciles de controlar.

5/5 (1 Review)