Saltar al contenido

Conejos, esos bellos ladrones

No es habitual tener plagas de mamíferos, pero los conejos son, junto con roedores como ratas, ratones y topillos, unos de los animales de mayor tamaño que pueden formarse en plaga.

Su bonito aspecto hace que muchas veces no nos los tomemos en serio, y de hecho, como sabrás, algunas especies se han colado entre la lista de animales domésticos.

Sin embargo, cuando son varios individuos y llegan a formar una plaga, pueden causarnos graves perjuicios. Aquí aprenderás todo lo que necesitas saber sobre los conejos.

conejo en el campo
Los conejos de campo son esencialmente herbívoros, por lo que si falta alimento en su zona, pueden ir a tu huerto o jardín a ponerse las botas.

Un animal campestre

El conejo que suele ocasionar problemas de plagas es la especie Oryctolagus Cuniculus, conocida más comúnmente como conejo de campo.

Tiene un pelaje bastante espeso, generalmente pardo o gris, y es muy característico tanto por la forma de su cuerpo como por la de su cabeza. Ésta es redonda, con ojos muy grandes y oscuros y unas orejas largas que pueden rondar los 7 centímetros de largo.

Su cuerpo posee las patas anteriores más cortas que las posteriores, ya que estas últimas las utiliza para saltar. Presenta una cola corta y generalmente redondeada. Puede pesar entre 1 y 2 kilos aproximadamente, y vive en praderas, montes, bosques de pino, parques o incluso en la montaña hasta 1.500 metros de altura.

Lo hacen en conejeras que excavan ellos mismos en el suelo a una profundidad de unos 50 centímetros. Su alimentación es de base vegetal, ya que comen cortezas, plantas, hojas o algunos frutos, y en algunas ocasiones pueden ingerir algunos animales pequeños, pero no es lo habitual.

Las plagas de conejos

A pesar de que generalmente los conejos son animales que delimitan sus zonas de vida y cría, y odian bastante el contacto con el ser humano, a veces, las necesidades de comida o hábitat hacen que pasen a nuestro terreno y pueden ocasionarnos graves prejuicios.

Por ejemplo, si excavan sus madrigueras en nuestros hogares o devastan campos de cultivos para encontrar alimento. Estos daños se vuelven especialmente graves cuando en lugar de hablar de unos pocos individuos (especialmente para aquellas personas que viven en las afueras, en zonas cercanas a campos o bosques), pasamos a hablar de plagas.

Estos casos se han dado frecuentemente en muchos lugares del mundo, por ejemplo, las plagas de conejos en España se han sucedido a lo largo de todo el país, algo similar a lo que sucede con frecuencia con las plagas de conejos en Australia, donde la especie no es autóctona y fue introducida a mediados del siglo XIX por un colono británico.

Si bien en el año 1860 a penas había unos 25 ejemplares, en los años 20 se llegaron a contabilizar más de diez mil millones de conejos. De hecho, el gobierno australiano se vio obligado a tomar medidas drásticas e introducir un virus que acaba con su especie en el país.

grupo de conejos
La rápida capacidad reproductiva del conejo hace corramos el riesgo de encontrarnos ante una plaga.

Cómo ahuyentar a los conejos

Probablemente estés pensando cómo eliminar a los conejos, pero en muchísimos países está prohibido matarlos, con la única excepción de las plagas, cuando se declara la emergencia cinegética y solo los cazadores declarados como tal pueden hacerlo.

El motivo es, sencillamente, que a pesar de ser considerado un animal de plaga el pobre animalillo no tiene la culpa de ver reducido su hábitat. Si va a atacar a un huerto, es porque el alimento en su zona se ha acabado. Por eso, vamos a darte algunos consejos para ahuyentarlos sin hacerles daño y así evitar que te causen más daños con diferentes repelentes de conejos:

  1. Existen diferentes repelentes de ultrasonidos que puedes encontrar en tiendas especializadas, herboristerías, ferreterías o incluso supermercados. Emiten sonidos que los conejos no pueden soportar, y eso los mantiene alejados.
  2. Líquidos repelentes, que se echan alrededor de la huerta o la zona donde suelan estar para evitar que vuelvan.
  3. También hay aspersores repelentes pensados sobre todo para jardines y huertos, ya que echan agua impidiendo que el animal pase.
  4. Una de las opciones más sencillas, aunque un poco más costosas dependiendo de los metros que tengas, es poner una valla metálica enterrada en el suelo unos 20 cm (recuerda que los conejos son animales expertos en cavar en el suelo, así que no los subestimes) y de una altura de unos 80 cm. Impedir que entren no puede ser más fácil. La que se suele utilizar es la de gallinero.
  5. La orina de zorro se vende incluso embotellada en webs especializadas o puedes encontrarla también en portales como Amazon. Es uno de sus depredadores, por lo que oler sus excrementos hará que no quieran pasar por ahí. El mismo efecto tiene la arena de las cajas de los gatos, eso sí, usada. Puedes esparcir un poquito alrededor de las plantas o macetas.

Remedios naturales para espantar a los conejos

surtido de pimientas
La pimienta picante es un perfecto repelente casero para los conejos.

Por supuesto, todas las plagas tienen su tratamiento natural, y la de conejos no iba a ser menos. Si no quieres utilizar productos tóxicos o que puedan dañar a las demás mascotas existen remedios naturales para espantar a los conejos. Aquí te dejamos unos cuantos:

  • La botánica siempre es la solución. Por si no lo sabías, algunas plantas funcionan como repelente natural para conejos, por ejemplo, la pimienta picante, el estaxón asturiano, el acónito o la anémona. Si las incluyes en tu jardín los animalillos guardarán la distancia. También puedes probar a hacer un mejunge con esos ingredientes y agua y pulverizarlo directamente sobre las plantas de tu huerto o jardín.
  • Si en lugar de plantas, prefieres árboles que además decoren tu jardín, los abedules y los alisos ejercen la misma influencia. Eso sí, ya sabes que estas especies son bastante grades, por lo que necesitarás bastante espacio tanto a lo ancho como a lo alto para hospedarlos en tu hogar.
  • Por otra parte, los conejos odian los olores y sabores fuertes, así que un repelente casero a base de vinagre también podría funcionar.
  • Otros alimentos a tener en cuenta son el azufre y las cebollas secas, que suelen tener buenos resultados como repelentes naturales de conejos.
0/5 (0 Reviews)