Saltar al contenido

Chinches: la plaga de las camas

A simple vista cuesta detectarlos, ya que su tamaño es aproximadamente el de una semilla de un fruto como una pera o una manzana. Sin embargo, el chinche es un insecto que se encuentra por todo el mundo.

Durante el día, las chinches suelen pasar las horas ocultas al igual que las cucarachas, escondidas en cualquier pequeño rincón oscuro donde no puedan ser vistos: lugares recónditos de muebles, bajo las alfombras, grietas de paredes y suelos y lo más temido, en el interior de las sábanas o mantas de sofás y camas.

Aquí encontrarás más información sobre las chinches y sobre todo cómo hacer frente a las chinches en casa.

chinche en una mesa
Es una de las plagas más temidas: chinches que se esconden en las sábanas para alimentarse de tu sangre por la noche.

¿Cómo encuentro a las chinches?

Son bichos pequeños, de color marrón rojizo habitualmente aunque también verde, dependiendo de su hábitat, y tienen una reconocible forma plana en su cuerpo con dos antenas sobresalientes de su cabeza.

Como ya sabrás, se mantienen ocultas por el día, por lo que más bien es un animal nocturno. Al caer la noche, salen en busca de su alimento que, por desgracia, no es otro que la sangre humana. Por eso van buscando focos de calor humano y una vez lo han encontrado, extraen la sangre dejando una picadura o erupción en la piel.

Esta especie guarda en su saliva una sustancia para evitar la coagulación de la sangre mientras se alimentan, por lo que cuando terminan su festín, se retiran de vuelta a sus zonas oscuras para poder continuar su proceso.

  • El primer signo de tener chinches en casa es, por supuesto, notar la picadura de la chinche. Es similar a la del mosquito a simple vista, aunque mientras que el mosquito suele hacer una única incursión en una misma zona, el chinche repite varias veces en una misma área el proceso de alimentación.
  • Las chinches también suelen dejar rastro a su paso por nuestra casa, no solo en nuestra piel. En las sábanas podrás encontrar manchas de sus excrementos, o incluso, manchas de sangre que corresponden a chinches aplastadas o muertas.
  • Por otro lado, los huevos también son visibles. Son muy pequeños, de apenas 1 milímetro de diámetro, pero al poner muchos juntos podrás diferenciarlos por su color amarillo claro.
  • Si los has visto rondando por ahí, es claramente la evidencia más segura de que tienes estos bichos merodeando por casa.
enjambre de huevos de chinche
Los huevos de chinche suelen ser muy pequeños y de color amarillo.

Cómo hacerles frente a las chinches

Bien, ahora que ya sabes que las tienes, vamos a explicarte cómo eliminar chinches.

Tener hábitos de limpieza es muy importante

Lo primero que tienes que saber es que estas plagas son habituales, especialmente las plagas de chinches en la cama. Por eso, para acabar con ellos es necesario seguir unos hábitos de limpieza.

Empieza por pasar la aspiradora a diario y cambiar las sábanas al menos una vez a la semana.

Opción casera para acabar con las chinches

Por supuesto, existe insecticida para chinches específico, así como veneno para chinches.

Es una opción que puedes encontrar en ferreterías e incluso en supermercados, aunque te recomendamos que te lo pienses dos veces, especialmente si estamos hablando de chinches que han anidado en tu ropa o en tu cama, ya que este tipo de productos son tóxicos también para los humanos.

Opción profesional para ganar esta batalla

La manera más habitual en que los expertos contra plagas acaban con ellas, más allá de la fumigación de chinches, es la utilización de un método de aplicación de temperaturas extremas que acaban con los huevos y ninfas de las chinches.

Puedes hacerlo en casa aplicando vapor, por ejemplo, en las sábanas y prendas de ropa donde creas que pueden encontrarse. Del mismo modo, si hace un día caluroso, saca las prendas a la terraza o al balcón para que la exposición directa al sol les haga salir por patas.

Los remedios naturales nunca fallan

Por supuesto, también tenemos remedios naturales que actúan como repelente para chinches.

Por ejemplo, la cúrcuma es un enemigo potencial de estos bichitos gracias a su alto poder antimicrobiano. Básicamente cortan el suministro de oxígeno y los hace morir o emigrar a otros lados, por lo que es otro método útil para deshacerse de los chinches.

El aceite de lavanda y especialmente de menta, también suponen un fuerte repelente para ellos, ya que no soportan su fuerte olor y comienzan la migración a otras zonas en cuanto lo huelen.

¿Qué hacer ante una picadura de chinches?

chinches en plantas
Los chinches no soportan las temperaturas extremas, por lo que sacar las sábanas al balcón con una temperatura natural de más de 32º los ahuyentará.

Si te ha picado un chinche, no te preocupes. Lo importante es saber que están en casa y hacer todo lo posible para acabar con ellos siguiendo los pasos anteriores.

Si tienes picaduras, lo sabrás por el enrojecimiento de la zona, ya que causan un edema con un picor bastante intenso.

Lo primero que has de hacer es lavar la picadura con agua y jabón, y si quieres aplicar alguna crema antialérgica o contra picaduras, hazlo con suavidad unas dos veces al día.

Las picaduras desaparecerán en unas dos semanas, pero es muy importante que a pesar del picor, no te rasques continuamente, ya que podrías infectar la herida.

Ahora que sabes cómo matar chinches y cómo curar las picaduras, recuerda que es muy fácil prevenir una nueva camada de bichitos.

Mantén el hogar limpio, sin enredos que puedan servir de escondite a los chinches y, sobre todo, pasa a menudo la aspiradora y lava la ropa de cama.

De ese modo te aseguras que se lo piensen dos veces antes de volver a anidar en tu hogar.

5/5 (2 Reviews)